X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

martes, 25 de febrero de 2014

Juan Antonio García Amado: Verdad y prueba ilícita en el proceso penal. Algunos enigmas teóricos

Un excelente -y claro- planteamiento de un problema complejo, y de la forma de enfrentarlo:

http://garciamado.blogspot.com.es/2014/02/verdad-y-prueba-ilicita-en-el-proceso.html

Y he aquí mis dos comentarios a su artículo:

Comentario 1º: Completamente de acuerdo: en el planteamiento y en la conclusión. De lo que se trata, en efecto, es de "ponderar" (perdón por la palabrita: de decidir, a partir de una valoración) a qué se da más importancia en cada supuesto. El debate no puede ser, pues, abstracto, sino caso por caso. Y ello, porque sólo caso por caso se puede decidir cuál es la solución moralmente más correcta: si dar preferencia a la verdad "material", o bien a la protección de los derechos humanos.


Comentario 2º: En mi comentario anterior me concentré en la cuestión moral (que, al cabo, es la decisiva). Pensándolo más tarde, me doy cuenta de que la necesidad, desde el punto de vista moral, de ofrecer una solución diferenciada a los supuestos de prueba ilícita, se corresponde también con una asimetría desde el punto de vista teórico-jurídico: entre los casos en los que prueba ilícita afecta a un derecho fundamental (del acusado) y aquellos otros en los que afecta a la -mera- pretensión del Estado (de hacer justicia, de ejercer su potestad punitiva). Mientras que en el primer caso ha de predominar el derecho sobre la prueba de la verdad material (porque, claro está, el derecho fundamental del acusado encarna un valor moral más importante), en cambio, en el segundo supuesto, es posible que haya que dar preferencia a la verdad. Aunque, claro, habría que verlo con más detalle: según y cómo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: