X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

martes, 24 de julio de 2012

Cynicism Without Solutions



¿Puede funcionar el Estado como una verdadera democracia en el marco de una sociedad que -como las contemporáneas- sea lo suficientemente plural, compleja y transida de relaciones de poder como para que, inevitablemente, los grupos de presión estén constantemente presentes en todos los procesos de toma de decisiones políticas? ¿Y es verdaderamente posible, en este contexto, que el Estado acometa reformas de calado (en la sociedad, en el propio sistema político) de forma efectiva, o habrá que buscar la posibilidad de cambio en otra parte? Preguntas incómodas, que suelen ser orilladas en muchas teorías normativas acerca de la democracia (y, más aún, en las declaraciones de buenas intenciones acerca de la "democracia real"). Y, sin embargo, resulta imprescindible darles respuesta.

El libro de Jonathan Rauch -reseñado en el artículo que recomiendo- constituye un intento de describir la situación y de reflexionar acerca de la misma. Es posible no coincidir con sus conclusiones (un tanto pesimistas), pero no cabe descartar su análisis; ni tampoco ignorar las dificultades que pone en evidencia, recurriendo al mero voluntarismo y al wishful thinking.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: