X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

jueves, 26 de agosto de 2010

Jean Rouch: una etnografía de la mirada occidental



Recientemente he podido revisar buena parte de la producción documental de Jean Rouch. Observada por sí sola, esto es, sin recurrir a las muletas que proporcionaría la documentación existente acerca del contexto de su producción (es sabido: intento de diálogo intercultural, prácticas colaborativas e interactivas para llegar al producto visual, etc.), y vista -claro está- con ojos contemporáneos, aquella parte que en su momento fue más apreciada, el examen de la vida y costumbres africanas (Moi, un noir, La chasse au lion à l'arc, Jaguar,...), resulta, a mi entender, y pese a todo, bastante etnocéntrica. Es un problema de voces: es Jean Rouch quien da (y quita) voz a los y las africanos que aparecen en sus películas. Es el encuadre, sin duda alguna, siempre el de un europeo intentando aproximarse a la vida "real" de África. Es la sonorización controlada en todo momento por la voz over que presenta, interpreta, analiza.

Seguimos hallándonos, en definitiva, siempre en el campo de la mirada antropológica, en su sentido más tradicional: la mirada occidental (más o menos soberbia, más o menos complaciente) sobre las culturas no occidentales.

Diría, por lo tanto, que, independientemente del valor que en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado haya tenido el hecho de que un director de cine europeo se adentrase en la vida africana para intentar entenderla (sin dejarse arrastrar sin más por las fantasías orientalistas predominantes), hoy, dicho valor resulta ya periclitado. Y lo está, desde el momento en el que la descolonización, y la consiguiente (bien que demediada) liberación de los pueblos del Sur, volvió necesariamente superflua y condescendiente la mirada que continuase ubicándose como mirada occidental, aun si era más o menos empática: los pueblos liberados necesitan solidaridad política, no la empatía dulzona de sus dominadores.

(Es evidente, sin embargo, que, si somos capaces de dejar a un lado la cuestión (política, pero también narrativa) del etnocentrismo, muchas de las prácticas fílmicas de Rouch, reubicadas en el seno de una interacción más adecuada entre narrador y objeto(s) narrado(s), han de resultar extremadamente valiosas -y, de hecho, lo vienen siendo- para el cine documental contemporáneo.)

En todo caso, lo que por sí mismo sigue preservando prácticamente todo su valor en el cine documental de Jean Rouch es, me parece, su reflejo de la mirada (etnocéntrica) occidental sobre el Otro. Es por eso por lo que a mí me han resultado mucho más interesantes aquellas de sus películas que ponen en escena explícitamente dicha mirada: La pyramide humaine, Petit à petit, Dyonisos. Porque, ahí sí, la mirada de Rouch es una mirada que (no sólo interpreta, sino que también) pone en acto, al tiempo, cómo los sujetos occidentales practicamos la mirada etnocéntrica: la forma en la que los y las francesas que aparecen en estas películas actúan e interactúan con los y las africanas, y con la propia realidad de África, resulta sin duda enormemente reveladora.

En este mismo sentido, similar valor en tanto que revelación de la mirada etnocéntrica occidental tienen también muchas de las películas "africanas" de Rouch. Pongamos, por ejemplo, Moi, un noir, Les maîtres fous, o La goumbe des jeunes noceurs. En todas estas películas, lo que hallamos es una suerte de mise en abyme: la mirada occidental muestra la mirada africana acerca de la mirada occidental. Al cabo, sin embargo, somos siempre nosotr@s quienes miramos, y seleccionamos aquello que resulta relevante para nuestra mirada.


Watch Jean Rouch : Les maîtres fous - The mad masters in Educational  |  View More Free Videos Online at Veoh.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: