X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

jueves, 29 de septiembre de 2011

"Horrible bosses", de Seth Gordon


Para quien -como es mi caso- esté convencido de que no hay ningún tema que no permita también un apreciable tratamiento cómico del mismo, he de recomendar fervientemente esta película. Absténganse, sin embargo, izquierdistas remilgad@s o "progres" deseos@s de conservar su buena conciencia.

En efecto, la película presenta a tres empleados oprimidos, explotados y acosados por sus intolerables (y caricaturizados) jefes, que deciden (remedando el argumento de -novela y película- Strangers on a train, de -respectivamente- Patricia Highsmith y Alfred Hitchcock) matar a sus jefes y así liberarse; y las vicisitudes para intentar lograrlo, algo imposible, dada su absoluta inexperiencia (y bonhomía), que les incapacita para ser eficaces como asesinos. Al tiempo, los tres protagonistas son también individuos sumisos y timoratos, llenos de fantasías y frustraciones, que anhelan dignidad, pero tienen miedo de luchar por ella.

Con estos mimbres, Seth Gordon construye una narración casi impecable desde el punto de vista cómico, que funciona (casi) como un engranaje de relojería, por lo que se refiere a su ritmo y a su tratamiento visual. A ello hay que añadir algo que, me parece, determina el interés de la película: su acidez, su retrato descarnado de las brutales relaciones que se entablan en el mundo laboral, tanto entre empresari@s ty directiv@s con sus subordinad@s, como entre l@s compañer@s de trabajo. Una historia ácida y cruel (con un improbable final feliz), revestida de los paños de la comedia.

Para pasar, pues, un buen rato. Pero para salir, luego, incómodo, y detenerse a pensar, por qué nos sentimos así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: