X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

miércoles, 1 de marzo de 2017

Aurelio Gurrea Martínez: Implicaciones económicas de la falta de innovación en la academia jurídica española


El artículo de Gabriel Doménech Pascual al que se hace referencia (Que innoven ellos. Por qué la ciencia jurídica española es tan poco original, creativa e innovadora) puede consultarse aquí:


Yo diría que a las reflexiones de ambos (con las que en general estoy de acuerdo) les faltan dos cosas. Primero, una base empírica más firme (y, por consiguiente, necesariamente matizada) que justifique afirmar con tanta contundencia que la ciencia jurídica española no es innovadora. Tengo la impresión, primero, de que probablemente la realidad detallada es mucho más plural (según áreas de conocimiento, según líneas de investigación,...). Y, además, de que sería importante distinguir si el objeto de la comparación son las ciencias jurídicas más creativas, o bien la media de las ciencias jurídicas nacionales (o la media ponderada, en atención al número de investigador@s, financiación disponible, etc.).

Y, en segundo lugar, echo de menos -porque me parece parte esencial de la explicación- una referencia detallada a la división internacional del trabajo en el mercado internacional de las publicaciones científicas jurídicas y al papel que en el mismo tuvo, tradicionalmente, la hegemonía de la ciencia jurídica alemana, y hoy el de la anglosajona. Es decir, al hecho de que dicho mercado es y siempre ha sido esencialmente oligopolístico. De manera que quienes operamos fuera de las grandes instituciones universitarias anglosajonas, o en algunas alemanas, estamos por principio excluidos de dicho mercado: podemos tener relación con profesor@s aleman@s y/o anglosajon@s, pero es siempre una relación cuasi-colonial, en la que no se espera que el colonizado (nosotr@s) tengan capacidad alguna de enseñar al colonizador (ell@s), sino todo lo contrario. Con lo que se produce, por reacción, la tendencia a proteger el propio mercado, a establecer barreras de acceso y a monopolizarlo, con el consiguiente impacto en reducción de la competencia y de la innovación.

(Un fenómeno interesante, en este sentido, es el de la constitución -por ejemplo, en mi área de conocimiento- de coaliciones de ciencias jurídicas "colonizadas": la española, la italiana, la portuguesa, la belga, la holandesa, las latinoamericanas, etc. Para trabajar conjuntamente en determinadas líneas o proyectos de investigación.)

El problema, por lo tanto (para quien esté decidido a innovar: quien tenga la oportunidad, la motivación y la formación para ello), no es publicar en inglés o en alemán, sino ser leído y tomado en serio (con todo lo que ello conlleva: ser discutido y criticado, pero también invitado y escuchado) en dicho mercado global. A falta de una política institucional de posicionamiento de las universidades españolas en dicho mercado (y hay que reconocer que los incentivos para realizar un esfuerzo tan costoso y de tan dudosos resultados no son muchos, menos en tiempos de restricciones presupuestarias), los estímulos individuales para intentarlo resultan más bien parcos y las posibilidades de éxito, remotas.

De manera que algun@s (yo, cuando menos), que mantenemos desde siempre relaciones con profesor@s extranjer@s, que hemos participado y participamos en proyectos y relaciones internacionales, que pensamos que algo hemos y estamos aportando al conocimiento jurídico, sin embargo, conscientes de que no vamos a ser leídos, ni en castellano ni en alemán ni tampoco en inglés, por quienes dominan el mercado científico global, seguimos desarrollando nuestro trabajo de ampliación del conocimiento más por afición personal y sentido del deber (y con la esperanza también de que algun@s de nuestr@s colegas y/o discípul@ español@s, o de otras dogmáticas no hegemónicas, puedan aprovecharlo), que por expectativas racionales de contribuir al mercado global. Con estos "incentivos", no obstante, hay que reconocer que la probabilidades de que el ejemplo cunda parecen más bien magras...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: