X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 22 de enero de 2012

"Road house", de Jean Negulesco


Jean Negulesco, que acabó siendo conocido ante todo como realizador de una larga serie de películas de género romántico a lo largo de los años 50 y 60 del siglo pasado (no demasiado estimables, en general), sin embargo, fue también director, anteriormente, de algunas excelentes películas adscritas -aproximadamente- al género negro. Road house es, precisamente, una de ellas.

Apegada desde el punto de vista estilístico a la mayor parte de las convenciones del género (claroscuros, composiciones visuales recargadas, ambientes nocturnos y neblinosos, personajes derrotados, fulgurantes corrientes de deseo que corren transitan entre ellos,...), la mayor peculiaridad de esta película es la situación dramática que acaba por plantear: "Jefty" Robins (Richard Widmarck), enamorado de Lily (Ida Lupino) e ilusionado con que ella va a transformar su vida, se ve desengañado por el hecho de que ella se haya enamorado de su amigo y empleado Pete (Cornel Wilde). Para afrontarlo, prepara una trampa a Pete... que se acabará convirtiendo en su propia trampa, y perdición.

Sobre la base de este planteamiento dramático, la película muestra convincentemente la forma en la que el deseo nos atrapa y nos vuelve completamente impotentes, incapaces de liberarnos: Jefty desearía tener a Lily, desearía que ella le amase y se ilusionara con él tanto como a él mismo le ocurre. Y, como no puede lograrlo, se condena a sí mismo, y a cuantos le rodean, a un juego siniestro, que les tortura tanto a ellos como a él. No hay, pues salida (favorable): tan sólo la destrucción (en uno u otro modo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: