X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

viernes, 8 de abril de 2016

Coalición de izquierdas y votantes de izquierdas: dos datos contundentes, dos preguntas necesarias y dos respuestas deprimentes


Dos gráficos sobre intención de voto de l@s votantes de izquierdas (fuente: Sondeo Metroscopia marzo 2016):

84 % de votantes de PODEMOS/ Confluencias y 60 % de votantes de UP (¡y 49 % de votantes del PSOE!) piden coalición entre ellos

89 % de votantes de PODEMOS/ Confluencias y 67 % de votantes de UP (¡y 21 %  de votantes del PSOE!) votarían a dicha coalición, si existiera

La preguntas a plantearse resultan obvias, y también las respuestas:

- ¿Quién está en contra de la coalición? No, desde luego, l@s votantes de izquierdas, sino los cuadros y líderes de los partidos.

- ¿Y por qué están en contra? No, desde luego, porque la coalición vaya a fracasar desde el punto de vista electoral. (Y menos aún, creo yo, por discrepancias políticas de fondo: para discrepar hay que tener un programa de gobierno digno de tal nombre -y los que pasan por tales en el caso de ambos partidos/ coaliciones se parecen como una gota de agua a otra- y una estrategia -cuando tanto uno como otro partido/ coalición parecen haber reducido sus estrategias únicamente a la acción parlamentaria e institucional.) Sino por proteger sus propios intereses de promoción personal y de grupo.

Tristemente, volvemos a constatarlo: ¡no nos representan... ni siquiera "l@s nuestr@s"! :(


2 comentarios:

joseurbano dijo...

Jose,
La "tragedia" es que una mayoría social de izquierdas no encuentra el camino para hacerse valer. De acuerdo con que son las élites y los cuadros de los partidos, pero para llegar ahí, hay que tener un ego del que carecemos los de a pie. No sé. Pienso que lo triste es que lo mejor (intelectual, profesional, éticamente hablando) de lo que está a la izquierda del PSOE oficial está (estáis) fuera de la órbita de mando, con más tendencia a quedarse (quedarnos) en casa, por no tener que luchar contra la mediocridad de los propios. También me siento responsable, aunque a veces dudo si sigo siendo de izquierdas, visto lo visto.

José Manuel Paredes dijo...

Gracias por tu comentario y por los elogios (inmerecidos). La cuestión, me parece, es justamente la que tú pones de manifiesto: la estructura tendencialmente elitista de los partidos políticos. Y no precisamente de un elitismo intelectual (que tampoco sería bueno), sino de un elitismo de quienes aceptan cursar -con todos sus costes, pero también sus potenciales beneficios- el auténtico "cursus honorum" en el que se ha convertido el escalafón de los partidos (el caso de PODEMOS, por reciente, es significativo: cómo se han creado ya, y están en curso de consolidación, jerarquías, trayectorias, fidelidades, etc.). Vamos, de esos que un amigo mío decía que tienen “cul de ferro”: aguantan y aguantan (reuniones, desplantes, etc.), porque esa es su vocación en la vida (algunos por convicciones, otros por ascenso social, otros porque no tienen otro sitio donde adquirir tal protagonismo,…). Mientras no cambiemos eso, todo seguirá como hasta ahora. El 15-M parecía querer cambiarlo, y los procesos “Ganemos”, allí donde fueron auténticos (en Madrid, por ejemplo) iban en esa línea: buscar una representación que no sea elitista, sino participativa. Pero ya vemos lo que los partidos de izquierdas (IU y PODEMOS, principalmente) están intentando hacer con tales procesos: utilizarlos, manipularlos y enterrarlos. En este sentido, PODEMOS, por la ilusión –innegable- que ha generado, me parece lo peor: ha sustituido una ilusión legítima (procesos de participación política progresista participativos que empoderan a la ciudadanía) por un señuelo (mucho habla de la gente, del pueblo, etc., pero está claro quién manda y quién se limita a batir palmas). Y, bueno, de IU mejor no hablar (démosle, empero, un margen de confianza al intento de transformación que está intentando A. Garzón, pero veremos…). Así estamos: entretenidos en naderías, dejando que quienes mandan (de verdad, en la sociedad) sigan haciéndolo, a cambio tan sólo de soportar algo de ruido y postureo, inofensivo, de los “alternativos” de turno…

Publicar un comentario

Más publicaciones: