X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 3 de mayo de 2015

I believe in you (Basil Dearden/ Michael Relph, 1952)


Tan sólo unas líneas para recomendar -levemente- esta película. Se trata de una descripción vívida (aunque, es cierto, con alguna inevitable -dada la índole de la producción y de la época- dosis de sentimentalismo y de buena conciencia) de la labor de control social llevada a cabo, en nombre del Estado, por los parole officers (agentes de supervisión de la libertad condicional) en el marco de la justicia penal inglesa del momento, años cincuenta del pasado siglo, sobre los sujetos etiquetados como socialmente desviados, pertenecientes todos ellos a las clases populares, que soportaban entonces una combinación del tradicional clasismo de la sociedad británica unido a las consecuencias socialmente devastadoras de la guerra mundial.

Más quizá que cualquier película de denuncia, este retrato que se pretende realista deja ver cómo se domestica a un pobre: etiquetándolo como "delincuente" o, al menos, como "socialmente peligroso", sujetándolo a supervisión y ofreciéndole un "camino recto", de sujeción y (vana) esperanza en los valores pequeño burgueses. Siempre, con la contraposición entre esa "resocialización" y la alternativa de la prisión para quien no la acepte.

Altamente recomendada, pues, para penalistas, criminólog@s, sociólogos y otras hierbas semejantes. Y de manos, además, de un (co-)director, Basil Dearden, cuya filmografía tiene aún numerosas sorpresas, agradables, que ofrecernos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: