X

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

domingo, 23 de mayo de 2010

Lo que verdaderamente significa ser emigrante...



Domingo, 3,00 de la madrugada. Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. El avión procedente de Madrid acaba de llegar. Salimos y, en la puerta de salida, más de cien personas se apelotonan: esperan a sus familiares.

A algunos, ciertamente, no les han visto desde hace años: cinco, ocho, diez,… el tiempo desde el que se fueron a España. Sus hijos, sus hermanos, sus sobrinos, sus cuñados. Hay familias que están en la puerta con pequeños carteles, pintados y decorados a mano sobre cartulinas o sobre grandes hojas de papel: “¡Bienvenido a casa!", dicen, "tus padres (abuelos, hermanos,...) te esperan con cariño". Hay lágrimas. Llegan los familiares, con sus voluminosas maletas, cargadas de regalos, cargadas también de la presunción de quienes viven en el mundo rico. Aquí, en el aeropuerto, sólo hay lágrimas, abrazos, bienvenidas, gritos histéricos, sonrisas,… (Ya llegarán luego las reticencias y los malentendidos. En casa.)

En España, en Europa, hablamos mucho –demasiado- de inmigración, porque es la forma más respetable que hemos hallado para poder expresar nuestro racismo, dándole una apariencia de discurso “razonable” sobre un problema “político” (nuestro racismo está imbuido de discursos -por hablar à la Foucault- de gubernamentalidad, de gestión de las poblaciones subalternas). Pero ya nadie (tan sólo algún abuelo que vivió en Alemania o en Suiza, a quien nadie escucha) sabe en verdad qué quiere decir emigrar para las personas. Hay que venir aquí, a Bolivia, para comprender qué significa que a la gente se les partan la vida y el espíritu en esta aventurada operación de traslado, físico y anímico…

(No hablaré tampoco –no es necesario, es de todos sabido, también por nosotros mismos, aunque hagamos por ignorarlo y enterrar nuestra conciencia- de cómo tienen que soportar la explotación y, además, el desprecio de esos nuevos ricos incultos y pretenciosos en que se (¿nos?) hemos convertido los españoles.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más publicaciones: